El sushi, originario de china y que pronto se extendió por Japón, tiene sus orígenes en un método tradicional de conservación del pescado denominado nare-zushi (sushi madurado). Este procedimiento consistía en salar y envolver en arroz el pescado crudo, dejándolo fermentar durante varios meses. Luego se descartaba el arroz y sólo se servía parte del pescado, que tenía un fuerte sabor ácido y salado. Uno de los grandes saltos en la evolución de este plato fue la obtención del vinagre de arroz. Si se añadía este ingrediente a la mezcla, el tiempo de fermentación se reducía notablemente. El narezushi se convirtió en uno de los platos más consumidos por los japoneses, por lo que poco a poco se fue refinando la receta, hasta llegar a lo que hoy conocemos como sushi.

El sushi llegó a Barcelona el año 1977 de la mano del restaurante Yamadori, el único restaurante japonés de la ciudad condal durante 12 años. Poco a poco, Barcelona se fue llenando de otros locales nipones hasta el punto de hacer del sushi una de las modas gastronómicas por excelencia.

Hoy, en Sentirse Bien Se Nota nos vamos de ruta por esta ciudad para descubrir dónde poder degustarlo.

 

YAMADORI:

Yamadori fue el responsable de que Barcelona conociera el sushi, el sashimi, la tempura y los makis. Durante 12 años fue el único restaurante de la ciudad en recibir excelentes  críticas gastronómicas. Actualmente forma parte del Grupo Yamashita junto a los restaurantes Yú, Yashima y Teppan-Yaki.

Después de más de 40 años mantiene su decoración original y su estructura: una barra de sushi, el restaurante y el zashiki (habitación japonesa).

Alejado de fusiones, en su carta encontrarás los platos nipones más tradicionales: sushi, sashimi, tartares, arroces, fideos, carnes y pescados.

Cr. Aribau, 68. Barcelona.

KOY SHUNKA:

Koy Shunka (cuya traducción sería “Intenso aroma de temporada”) se ha consolidado como uno de los mejores restaurantes japoneses de Barcelona, habiendo sido premiado por la Guía Michelin.

En este elegante local del Gòtic Barcelonés encontramos alta cocina japonesa de la mano del chef Hideki Matsuhisho.

Koy Shunka nació con el fin de sofisticar la oferta propuesta por Shunka, otro restaurante del mismo grupo empresarial cuyo enfoque corresponde al de una auténtica taberna japonesa. Shunka cuenta con una de las mejores barras de sushi de la ciudad.

Desde su cálido y elegante local, el Koy Shunka ofrece una auténtica experiencia gastronómica con su menú degustación. Algunos de sus platos estrella son el tataki de bogavante o los pinchos de lenguado a la brasa.

Cr. d’en Copons, 7. Barcelona

NAKASHITA:

Situado en el Born, muy cerca del Arco del Triunfo, encontramos el restaurante Nakashita, un pequeño local donde puedes encontrar sushi en su estado más puro. El local está compuesto por unas ocho mesas y una barra de sushi donde delante de los comensales elaboran auténticas delicias, utilizando productos de alta calidad.

El jefe de cocina es el sushiman brasileño, Marcio Araujo, y aunque no encontramos mucha innovación, sí es posible apreciar cierta fusión entre las cocinas nipona y brasileña. 
Algunos de los platos estrella son el sashimi de carabinero, el Kikiage (tempura de verduras y marisco) o los sweet nigiris.

Desde hace un tiempo el grupo ha abierto un segundo local en el barrio del eixample.

Cr. Rec comptal, 15.

KIBUKA:

Kibuka es el proyecto de dos hermanos brasileños que cuenta con 2 locales situados en el barrio de Gracia, uno en la calle Verdi y el otro en la calle Goya. En Brasil, la colonia nipona es bastante amplia por eso no es de sorprender que la gastronomía se haya fusionado. Estos dos locales son ejemplo de ello.

Kibuka tiene una carta muy extensa y variada. Si no eres muy amante del pescado crudo puedes encontrar muchas alternativas. Algunos de sus platos estrella son el aburi uramaki (salmón semi cocinado, cebolla confitada, queso crema y aguacate) y el tataki uramaki (atún, aguacate, sésamo y relleno de tempura de langostino con mayonesa y salsa picante)

Los dos locales tienen un aspecto rústico y desenfadado y son bastante amplios, con mesas de dos o cuatro personas, así como mesas comunales. Si quieres visitarles debes tener en cuenta que no hacen reservas.

Cr. Goya, 9

Cr. Verdi, 64